Templo de Hatshepsut, Deir el-Bahari

| 23 agosto, 2012 | 0 Comments

La  historia de Hatshepsut es la historia de una gran reina. Descendiente de la dinastía que libertó a los hicsos, hija del faraón Tutmosis I y esposa del también faraón Tutmosis II, su hermanastro, al que una conjura llevó al trono a la muerte de su padre, intentando relegarla al papel de Gran Esposa Real, con el que no se conformó. Se autoproclamó también faraón de las Dos Tierras y primogénita de Amón, con el beneplácito del Sumo Sacerdote de Amón, así Hatshepsut fue la reina-faraón de la dinastía XVIII de Egipto, quinta gobernante de dicha dinastía, de 1490 a.C. a 1468 a.C. y fue la mujer que más tiempo estuvo en el trono de del Antiguo Reino Unificado de Egipto.

Su templo se encuentra en  Deir el-Bahari, “El convento del Norte”,  un complejo de templos funerarios y tumbas que se encuentra en la ribera occidental del río Nilo, frente a Tebas, en la actual Luxor. Es el más monumental de los templos del valle y es único en su género por su estructura, su monumentalidad y la forma en que está construido.

Fue diseñado por el arquitecto Senemut (o Senmut), en forma de amplias terrazas que se extienden desde una pared de roca que le sirve de decorado como en una escenografía. Sus edificios están precedidos por bellísimos pórticos cuajados de esculturas y tiene un gran patio con columnas, todo ello con perfectas proporciones en armonía con la ladera de la montaña de la que parece emanar.

Al templo se accede por una amplia calzada de casi 40 metros de achura, rodeada de esfinges que se prolonga por las dos primeras terrazas, con rampas para salvar los desniveles, la primera de ellas un gran patio cerrado por un doble pórtico decorado con relieves relacionados con el Nilo: escenas de pesca y de las barcazas que se usaban para transportar los obeliscos desde Asuán hasta el Gran Templo de Amón en Karnak; tenía además dos estanques en forma de T y dos grandes figuras de Osiris, de la que sólo queda 1.

El ascenso a la rampa que sube al segundo nivel estaba protegido por un león y al subir, un increíble pórtico, con doble fila de pilares cuadrados, con escenas biográficas de la reina, unos bellísimos relieves que ya fueron restaurados por Seti I. En este mismo nivel se encontraba otro pórtico, con nichos y columnas, a la derecha y, entre ambos, la Capilla de Anubis, con un vestíbulo y tres santuarios, decorada con escenas con escenas de Tutmosis I y Hatshepsut haciendo ofrendas a los dioses. En el extremo izquierdo está la Capilla de Hathor, excavada en la roca, decorada con escenas de fiestas y ofrendas en honor al dios y unos curiosos relieves con motivos celestes.

La terraza superior estaba rodeada por pilares precedidos de estatuas de Osiris, pero fueron destruidas por Tutmosis III tras la muerte de Hatshepsut. A la izquierda está la Capilla de Tutmosis I, la cámara de ofrendas de la reina, excavada en la roca y a la derecha, las Salas dedicadas a Ra-Horajti, Amón y Amonet. En la Sala de Ra, hay un altar solar.

Si vas a visitar el Templo de Hatshepsut, hay otros en la orilla Oeste que puedes visitar, como el Templo de Seti I; está permitido hacer fotos o grabar en video, que en muchos de los templos y tumbas no se puede; y el precio de la entrada es de 20 LE, poco más de 2 euros y medio.

Marga G.-Chas Ocaña

Articulos Relacionados:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Grandes Atracciones Turísticas, Maravillas Antiguo Egipto, Monumentos de Egipto

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *