El Nilo, el río del milagro

| 20 noviembre, 2012 | 0 Comments

El río Nilo, el más caudaloso y largo de África es fuente de vida y responsable del precario equilibrio entre el paraíso y el desierto. Gracias a su influencia ha podido existir una de las civilizaciones más poderosas de la Historia, el Antiguo Egipto de los faraones.

A pesar de todo su poder, Egipto se sustentaba sobre unas bases muy precarias, ya que dependía del Nilo y sus circunstancias naturales puesto que sus crecidas o sequías podían suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

La Edad de Oro de Egipto, la época de los grandes faraones tenía su centro en Tebas, una populosa urbe en la que vivían unas 50.000 personas a orillas del río. Se creían bendecidos por las aguas del Nilo que les servía además como medio de transporte de materiales de construcción, lo que propició que sus riberas se convirtieran en unos grandes solares donde se edificaron todo tipo de templos y palacios.

El Faraón era la figura más poderosa en la cultura egipcia, que además de disponer la vida y la muerte en el mundo terrenal era el responsable de la vida espiritual y el único capaz de comunicarse con los dioses por ser considerado de origen divino. Esto convertía al faraón en responsable de la crecida del Nilo y culpable de las sequías si esta no se producía.

Llegado el mes de julio y con un calor sofocante, las aguas del Nilo disminuyen y la tierra comienza a convertirse en una costra reseca de la que es imposible pensar que pueda ayudar en algo a la creación o el crecimiento de vida. El desierto acecha y se acerca cada vez más, amenazando con sepultar bajo su grano el exigüe cauce; los egipcios nunca llegaron a comprender el mecanismo que provocaba la crecida por lo que la atribuían al poder divino. El faraón era el único capaz de convencer a los dioses para que enviaran la crecida, si se producía, era un éxito para el faraón y suponía la renovación de la vida, un año más para todos los habitantes, pero si la sequía continuaba, suponía la muerte del mundo para personas, animales o plantas.

El reino de las pirámides desapareció a causa de una larga sequía, que duró 20 años, en los que la mayoría de la población pereció de hambre.

Marga G.-Chas Ocaña

Articulos Relacionados:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Río Nilo, Turismo en Egipto

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *