Animales simbólicos del Antiguo Egipto

| 22 noviembre, 2012 | 0 Comments

La vida y la muerte en el Antiguo Egipto estaba marcada por los ciclos de la naturaleza, ya que los grandes acontecimientos, provenían de ellos: las crecidas del río Nilo, las sequías, las plagas, etc… El Sol y el Nilo eran la gran fuente del vida para la población de la mayoría de las ciudades de la época de los faraones, incluida Tebas, que era su capital y se asentaba a orillas del gran río. El Nilo y sus crecidas marcaban la diferencia entre la vida y la muerte, la prosperidad y la hambruna, ya que su economía de subsistencia se basaba en la agricultura y esta dependía de la fertilización de la tierra que se producía gracias a la crecida anual.

Por eso las criaturas de la naturaleza, pero especialmente las que vivían en las aguas del Nilo, tuvieron tanta importancia en la cultura egipcia. Todas las criaturas que poblaban el entorno del río tenían un significado simbólico asociado a su comportamiento y en muchos casos a los miedos o deseos de los egipcios. Poco a poco se fortalecieron los lazos entre los hechos de la naturaleza, los dioses que los regían y los animales que los simbolizaban, hasta confundirse entre sí y permanecer aún en nuestros días de forma iconográfica.

Las aves tenían una gran importancia en la cultura de los faraones, por ejemplo, los ibis eran aves sagradas y reverenciadas. Son aves migratorias y su llegada precedía a la crecida anual del Nilo, así que los dos acontecimientos se asociaban. Simbolizan la sabiduría y son la representación del dios del tiempo y la escritura Thot, que era representado con una tablilla y era el escriba celestial. El halcón, uno de los grandes depredadores del aire era un animal ligado a la realeza. Se le asociaba al dios Horus –el que todo lo ve- y se le relacionaba con su capacidad de vigilar la tierra desde el cielo; era de gran ayuda para los agricultores ya que eliminaba las palomas y otras aves que destruían los cultivos y cuando moría lo enterraban en cajas de bronce rectangulares. Tuvo lugares propios para su culto en Edfú y Hieraconópolis.

Cuando amenazaba la sequía y el calor se hacía insoportable, los amos del Nilo eran los cocodrilos, los grandes supervivientes. Esta era una cualidad admirada por los egipcios, por lo que el cocodrilo era reverenciado, recibiendo un trato privilegiado. Simbolizaba al dios Sobek, el creador del Nilo gracias a su sudor y dios de la vegetación y la fertilidad de la naturaleza. En algunas regiones se el consideraba sagrado, sel el adornaba y al morir eran embalsamados y enterrados en tumbas.

Marga G.-Chas Ocaña

Articulos Relacionados:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Cultura Antiguo Egipto, Egiptología

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *